Subscribe
Youtube
Heart
Cargando...

Cosquín Rock, día 2: Humo sobre nada

Entre Los Cafres, No Te Va Gustar, La Vela Puerca y Almafuerte, opacaron a Deep Purple que dejó una imagen borroneada.

Con la lluvia como protagonista, la jornada número dos del Cosquín Rock fue una muestra cabal de que no todo lo importado es lo mejor y que las glorias del pasado muchas veces hay que dejarlas, justamente, en el pasado. Pero, vamos por partes. Bajo una llovizna persistente e incómoda, Cielo Razzo se plantó en el escenario principal con una propuesta que parece no tener techo. Sustentado en el sonido oscuro de su última placa, los de rosario cumplieron y encendieron los primeros aplausos de la tarde.

Así, en una velada que se caracterizó por la heterogeneidad, el grupo número uno que dispone hoy el reggae latino salió a revalidar laureles. Con un Guillermo Bonetto siempre carismático, a Los Cafres no les importó que el clima no sintonizara con su propuesta. “Sin remedio”, “Si el amor se cae”, “Bastará” y “La receta”, fueron los puntos cardinales de un set compacto y altamente adictivo. A esta altura, las instalaciones se iban poblando de camperas de cuero y muchas tachas. Sin embargo, esa misma audiencia que hace dos décadas habría desatado su ira sobre quien se interpusiese entre ellos y su artista favorito, hoy saludó al reggae cafre y a la delegación uruguaya.

Con dicho marco de respeto, No Te Va Gustar tomó la posta y aprovechó la ocasión para adelantar sus shows del 24 y 25 de abril en Obras. Precisamente, el vocalista Emiliano Briancciari agradeció el respeto anunció su desembarco en el Templo del rock. Entre hits de su factoría y algún homenaje a Sumo (“Mañana en el Abasto”), la banda develó lo que traen de fábrica: música lineal, con cadencia jamaiquina y olor a Río de la Plata. El final de su concierto, fue una cumbre del rock yorugüa con NTVG y La Vela Puerca interpretando el tema “No era cierto”.

No pasarían muchos minutos hasta que la Vela plante bandera y desate la locura de los muchos fans que disponen en Córdoba. El tándem Cebolla Cebreiro y el Enano Teysera funciona con el sincro de un reloj suizo y, aunque a veces se sacudan como unos Beavis & Butthead pasados de anfetas, la ruta les ha dejado experiencia y eso se nota cuando activan canciones que disparan en todas las direcciones. “De atar”, “Mi semilla” y “El viejo” son de esos hits que se cuelan en el inconsciente sin mucho esfuerzo. Ovación para la Vela y piedra libre a la decepción que provocó ver a un dios del rock&roll en un estado senil.


En tiempos donde la nostalgia cotiza en bolsa, Deep Purple no podía quedar fuera del festín. El tema son las formas. Como esos futbolistas que entran a la cancha y la primera pelota que patean se convierte en gol en contra, a los creadores de Machine Head les salió todo mal. Todo. En principio, a Ian Gillian lo acusaba un resfrío que lo obligó a suspender el show por más de 15 minutos y a pifiar los tonos como pocas veces se vio en un artista de tanto renombre. No habían ejecutado (nunca un verbo fue tan certero) ni dos canciones cuando empezaron a tener problemas con el equipo de guitarra y el de bajo. Así, mientras Ian tosía, la banda arrastraba las notas a niveles insoportables. La versión de “Smoke on the water”, posiblemente, haya sido la interpretación más floja en la historia de ese clásico. Y ni que hablar de las pifiadas en “Highway” y “Hush”. Una noche con muy pocas luces para un grupo que alumbró a generaciones enteras.


Con este antecedente, cualquier cosa que despuntara Almafuerte sobre el escenario sería bien recibida. Dejemos de lado el discurso correcto políticamente (a esta altura, un clishé periodístico) y concentrémonos en la música. Entonces, te puede gustar o no, pero cuando marca cuatro, Almafuerte es una aplanadora, pero esas de verdad. Ricardo Iorio canta como si le fuese la vida en cada ademan, sacudiendo sus puños en un gesto aguerrido e histriónico que enloquece a sus fans.


A esta altura de la velada, 22.000 personas aguantaban estoicas la tormenta, mientras Iorio desenfundaba su argot de tierra adentro (“Sirva otra vuelta pulpero” y “A vos amigo”), calentando la noche con combustible heavy metal y tracción rockera. “La máquina de picar carne” y “El visitante” fueron los puntos altos de un recital incendiario. Al final, el humo sobre el agua lo puso Iorio. Eso se llama ironía.


Gustavo Bove

Datos: 10musica.com

3 Mensajes eNeTeVeGeros:

Sil Nos comentaba...

Bueno yo fui parte del en vivo del Cosquin, pero todo lo que aqui se comenta pudo verse mas o menos en la viola, solo que en peor imagen, peor sonido y pesima edicion del programa mencionado.
Los depp no pudene tocar mas, todo sonaba irrespetuoso, para colmo en la viola mas es lo que habla el bebe que lo que muestra y muy mal editado. Todo fue patetico.
Menos mal que La Vela y los NTVG le pusieron onda, mucica y show!!!!

Sil Nos comentaba...

en el anterior se me pifio,...." era, Yo No fui parte" disculpas.
Gracias por la cronica contada.

andrea Nos comentaba...

yo fui a las 3 noches de cosquin, NTVG y la vela una masa total, deep purple es un icono de la musica, el cantante no da mas pero la banda es una bomba, alma fuerte PATETICO!

Dejanos tu comentario,gracias

musica

Contador Gratis